¿Qué hace falta para ser agente inmobiliario?

Ser buena persona, empático, con ganas de ayudar a los demás, resiliente, trabajar la marca personal y buena aptitud negociadora. Además de contar con un buen mentor y un equipo humano, sin lugar a dudas.